Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 julio 2014

10/10. Esta es mi valoración.

En sólo una ocasión más me ha ocurrido que un libro me haya llegado a abstraer tanto y me haya sumergido tanto en la historia, hasta hacerme disfrutar de un modo sin igual. Han pasado veinte años, la primera vez fue con la Historia Interminable de Michael Ende, y esta semana me ha pasado con Ready Player One, de Ernest Cline.

Sin duda tiene mucho que ver el hecho de que es una novela escrita para mi generación, esa generación de los 70 y los 80 que nació viendo surgir el ordenador personal y los videojuegos, y que todavía puede recordar con placer esos felices años de la niñez y la adolescencia gracias a aquellos grandes inventos.

La novela de Cline no está escrita para deslumbrar por su cuidada prosa. No es eso, pero no es necesario hablar de una grandiosa literatura para poder disfrutar de la lectura. Tanto la Historia Interminable como este libro son libros escritos para adolescentes, y por tanto no hace falta irse a palabras rebuscadas. No importa. Lo importante es la historia que se cuenta, y la diversión que proporciona. Y en ese sentido, la historia de Ready Player One está perfectamente hilvanada, con las dosis acertadas de incertidumbre y emoción para que te hagan leer sin parar.

Cline lo borda, en mi opinión, en un tema en el que todos los escritores de ciencia-ficción se pasan de rosca: el futuro.

La visión de Cline, gracias a que peca de conservadora, nos transporta a un mundo del mañana más que plausible y nos deja asombrados con las acertadas ideas que plantea. La Realidad Virtual de Cline no puede ser más real y más alcanzable. El propio autor lo ha reconocido así al ver los grandes avances que se han producido en este campo justo después de publicar él su novela, que se ha convertido de este modo en todo un anuncio profético.

Pero la novela de Cline no es sólo ciencia-ficción. Es todo un homenaje a una época y una generación, y es una reflexión muy bonita sobre las implicaciones de la tecnología. ¿Cómo nos afectará esta tecnología de los mundos sintéticos que ya nos está empezando a invadir? ¿Hacia dónde va la Humanidad? ¿Nos vamos a volver cada vez menos reales y más virtuales? ¿Va a perder protagonismo la realidad frente a estas recreaciones cibernéticas? Cline, que es un gran amante de los videojuegos y de la época que los vio nacer, al final nos dejará con un buen sabor de boca, redondeando su historia con una bella moraleja. El mundo real es lo que es y siempre estará ahí, nada nos lo va a quitar. Nos toca a nosotros decidir cómo queremos hacer de él un lugar mejor. Y la Realidad Virtual nos puede ayudar, o no. Eso es, como todo, cosa nuestra.

Anuncios

Read Full Post »