Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Accesorios’ Category

El Logitech Solar Keyboard Folio

20120714-143838.jpg

Se trata de dos cosas. Por un lado es una funda, porque una vez cerrado, el conjunto da la sensación de un libro, de modo que se puede guardar el iPad cómodamente en la estantería y llevarlo de un sitio a otro con comodidad. Aquí habría que ponerle, sin embargo, un pero, y es que le falta una solapa para mantenerlo cerrado. No usa el típico sistema de imanes ni nada, con lo cual puede ser un problema si se abre ligeramente, porque si tenemos activado el sistema de detección de apertura se nos encenderá el iPad y consumirá batería.

Por otro lado es un teclado que permite colocar la pantalla del iPad en dos posiciones abatidas, de las cuales sólo una me parece práctica, en la que el iPad parece que está en un atril. Lo primero que me ha convencido de lo acertado de esta compra es que una vez fijamos el iPad a la funda es muy robusto. No nos engañemos. Se suele decir “tocar” en la pantalla del iPad, pero al final lo que hacemos todos es “aporrear” en la pantalla del iPad. Nos empezamos a animar con la pantalla y en vez de ir a toques suaves le damos unos buenos viajes. Por ello, todo lo que impida que la pantalla se vaya hacia atrás, mejor que mejor. Estas cucadas de Apple de un protector que se dobla y se convierte en un atril, o teclados que se acoplan en el extremo por medio de un anclaje, como el Ultrathin Keyboard de Logitech o el Bridge que ya comenté en la entrada anterior, todos ellos se caen al menor toque un poco más fuerte de lo normal. El Logitech Solar Keyboard Folio lleva por detrás toda la cubierta haciendo de sujección de modo que el conjunto es robusto y estable le demos el zurriagazo que le demos al “tocar” en la pantalla.

20120714-143852.jpg

Otro puntazo es el sistema de carga de la batería del teclado por medio de una célula fotoeléctrica. Esto nos hace olvidarnos de cargadores y enchufes. De hecho, no los trae. Y la autonomía del teclado aseguran que es de meses. Lástima que no se pueda aprovechar el cargador para la batería del propio iPad.

En cuanto al teclado y su conexión, el dispositivo parece el hermano de leche del iPad. Se entienden a la perfección desde el primer momento, enganchando con una facilidad sorprendente. Lo acoplas y entra el teclado físico en funcionamiento, ocultándose el virtual. Lo desacoplas, y regresa el teclado virtual.

La pulsación de las teclas responde a toda velocidad en pantalla. En ningún momento nos damos cuenta de que no hay cables de por medio. Todo va rápido y fluido, y simplemente nos olvidamos del aparato y nos concentramos en escribir. El teclado es duro, no blando, y hace ruidito, algo que no queda claro con las fotos. A mí, personalmente, me encanta sentir la pulsación de las teclas y no me gustan nada esos teclados de goma que se venden ahora. El teclado, eso sí, es algo más reducido que un teclado convencional, y los primeros días fallaremos más de la cuenta al teclear las letras, pero con el paso de las horas la velocidad de pulsación regresa a su ser y los errores decaen. Es una pena lo pequeñita que han hecho la tecla de borrado, pero también te acostumbras a ella.

Lo que es un gozada son esas benditas teclas de desplazamiento que ahora nos harán mucho más ágiles para corregir una letra mal escrita que está sólo dos o tres letras más atrás del lugar del cursor, o para subir de un plumazo a unas líneas por encima o por debajo, por no hablar de la facilidad para seleccionar texto con la combinación Mayús + Flechas y luego cortarlo/copiarlo/pegarlo usando las teclas de función Fn. Incluso disponemos de unas geniales teclas de función para ir seleccionando de palabra en palabra. Eso sí, para situarse en un punto más alejado de un texto, sigue siendo muy rápido un “toque” en pantalla. Al final, estoy percibiendo una cosa y es que la combinación de toques en pantalla y uso de las teclas de desplazamiento es una forma mucho más rápida de situarse por el texto que el tradicional uso del ratón del PC. Con el ratón la mano tiene que levantarse, sujetar el ratón, desplazarlo por pantalla y hacer un clic en el botón del ratón. Con el dedo, el movimiento hasta la pantalla es más breve que el recorrido que hacemos hasta el ratón. Parece una tontería, pero cuando se trata de ir corrigiendo cientos y cientos de líneas, al final es tiempo y productividad. Sinceramente, que nadie me crea y haga la prueba: se escribe más rápido con la combinación iPad + teclado físico que con un PC.

Anuncios

Read Full Post »

Escribiendo con el iPad

Estaba cantado desde un principio que iba a caer un teclado físico. Seamos sinceros, el tecladito virtual del iPad es la segunda o tercera gran decepción (ya no llevo bien la cuenta) de Apple. Es muy preciso y muy rápido, pero no yo sé qué golpe en la cabeza se dio el ingeniero de Apple cuando lo diseñó. Llevamos toda la vida en los PC con una configuración de teclado completamente distinta. No sé muy bien la razón por la que han hecho unos botones tan enormes, impidiendo que se pueda poner la quinta hilera de botones de todos los teclados del planeta, la de los números y los caracteres especiales. Además, ¿qué hace el signo de cierre de exclamación junto a la coma? ¿Y el cierre de interrogación junto al punto? La ausencia de las teclas de desplazamiento es también un fastidio de los buenos. Se podría haber aprovechado una de esas gigantescas teclas con las que conmutar al teclado numérico para ponerlas ahí. Hay toda una discusión por Internet sobre si resulta conveniente o no tener teclas virtuales de desplazamiento o bien mejor gestos con el dedo para recorrer las letras y palabras de un texto o bien lo que es mejor es tocar en pantalla y obtener la lupa que nos permite situar el cursor. Ahora bien, lo que sí ya es un infierno y algo que merece un coscorrón bien dado a Apple es el método para escribir acentos. ¡Por Dios! ¡Cómo se nota que esto lo ha diseñado un equipo de angloparlantes! Vaya una porquería, por favor. Se han cargado la tecla de acento y la forma horrible que se les ha ocurrido es mantener pulsada la tecla de vocal y luego seleccionar la combinación vocal-acento que corresponda, o bien hacer un “toque hacia arriba” en la tecla de vocal. Un “toque hacia arriba” que no hay bendito a quien no le falle porque es difícil de hacer de narices, y además sólo sirve para los acentos más comunes, pero qué pasa con idiomas como el catalán, francés, u otros, en los que puede interesar tener acentos en otras letras aparte de las vocales o incluso varios acentos por vocal. Aquí sí que tengo que decir que Apple la ha fastidiado pero bien.

20120714-135046.jpg

Sinceramente a mí estas discusiones me parecen estériles. Lo que los usuarios queremos es opciones. A unos les puede parecer más conveniente y rápida una forma de trabajar y a otros otra. Así que lo que Apple tenía que haber hecho, y no le habría costado tanto, es haber dispuesto en las opciones de configuración del iPad de un definidor personalizado de teclados. Que el iPad viniera con dos o tres teclados virtuales entre los que elegir, pero que si no te gustan, los pudieras personalizar a tu gusto. ¿Que a tí te resultan suficientes una teclas virtuales más pequeñas, porque tienes unos dedos finos? Pues poder hacerlas más reducidas, y de este modo ganar espacio para meter otros botones. Permitir que el usuario meta más hileras de botones, e incluso que lo que se escribe al apretar ciertos botones sea personalizable. Esto abriría las puertas a teclados mucho más productivos. Imaginemos por ejemplo la típica persona que utiliza con enorme frecuencia ciertas palabras o textos. Pulsa en un botón virtual personalizado, cambia dos cosas del texto, y a seguir. Comillas y paréntesis que se abren y cierran y nos sitúan dentro de forma automática, para facilitar su escritura… Las ideas para mejorar el teclado del iPad se pueden extender al infinito. Por ejemplo, esta entrada de este blog se está escribiendo con la aplicación WordPress para el iPad, que me coloca mientras escribo un pequeño teclado con el que insertar las típicas etiquetas HTML.

Al menos Apple ha hecho algo con el sistema de reemplazos automáticos, que puede configurarse desde Ajustes / General / Teclado. Aquí podemos definir, en funciones rápidas, abreviaturas que al escribirse serán reemplazadas de forma automática. Si escribo ahora pq me lo reemplaza por “porque” a no ser que cierre la sugerencia.

20120714-135117.jpg

A pesar de todas estas bondades de escribir con el iPad, no hay nada como un teclado físico, con esa sensación de que hay un objeto que presionamos y hace un ruidito característico. Es el dispositivo de entrada por excelencia de cualquier aparato informático, y no hay nada que se haya igualado a él por muchos años que pasen, por lo menos no hasta que llegue Siri y los sistemas de reconocimiento por la voz, que si de verdad empiezan a funcionar bien serán sin duda un avance en la productividad a la hora de escribir. Aunque estoy seguro de que supondrán a más de uno una tediosa adaptación.

Sea como sea, tenía que caer un teclado físico. He estado buscando todo tipo de teclados físicos. Hay una burrada de ellos. Muchos. Y algunos con algunas ideas muy buenas. Me ha gustado mucho, por ejemplo, el Ultrathin Keyboard Cover de Logitech, que casi convierte al iPad en un mini-portátil, o todavía más el Bridge, que casi convierte al iPad en un MacBook, aunque por desgracia todavía no es un producto comercial. Finalmente me he decantado por el Solar Keyboard Folio de Logitech, una pequeña maravilla que pasaré a analizar en mi próxima entrada.

Read Full Post »