Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Películas’ Category

Robin_Hood-446623790-largeResulta comprensible que una película histórica no mantenga una coherencia histórica. Se trata de un producto de entretenimiento, una historia hecha para causar un efecto de asombro en el espectador, para que asista a algo inesperado. Si el argumento de la película va a ser conocido desde el principio, entonces no llamará la atención del espectador. Hasta aquí es lógico y normal.

Sin embargo, es una pena cuando ves una película con una factura tan buena, con un plantel de actores tan exquisito, con una puesta en escena y una recreación tan lograda, pero que hace aguas por todas partes en cuanto a la fidelidad histórica. Y a pesar de todo, el Robin Hood de Ridley Scott (una película que ya tiene sus 5 añitos), es incomparable de buena al lado de esas recreaciones de Robin Hood que siguen tanto la literatura del personaje.

Robin Hood existió. No fue un personaje de leyenda. Existió aunque no se sabe gran cosa o casi nada acerca de él. Ni su nombre exacto, ni su procedencia, ni tampoco sus fechas de nacimiento y muerte. Pero sin duda fue un personaje peculiar porque inspiró todo un grupo de canciones y trobas que luego fueron la inspiración de los literatos más modernos para crear al personaje que todos conocemos.

La película de Ridley Scott tiene eso en cuenta y utiliza la investigación histórica para dar coherencia al personaje. Si de verdad existió el personaje, y vivió, pongamos, entre finales del siglo XII y principios del siglo XIII, uno de los períodos históricos que se barajan para el personaje, ¿qué acontecimientos pudo vivir y cómo los vivió?

Eso es lo que intenta recrear la película de Ridley Scott. Y hay momentos brillantes, como el intercambio de Robin de Longstride por Robert Loxley mientras éste último lleva la corona del rey caído. El juego con los nombres pasará desapercibido al espectador ocasional, pero esconde toda una investigación sobre el personaje, unificando las dos teorías de más peso y creando un personaje más que verosímil.

Pero ahí acabó todo. Porque la aunque la muerte del rey Ricardo está retratada magistralmente, las motivaciones de todo lo que está ocurriendo en la pantalla están completamente equivocadas, hasta el punto de hacerme pensar si no hay en estas películas un sentimiento antifrancés propio del ámbito inglés y norteamericano, casi parejo al sentimiento antiamericano que sienten muchos franceses. Algo de esto tiene que haber o si no, no se comprende el despropósito histórico.

La película empieza anunciando algunos datos sobre la mentalidad del mundo a principios del siglo XII, cuando estamos claramente a finales del siglo XII y principios del XIII en los primeros compases de la cinta. Concretamente estamos en 1199, justo en el último año del siglo, y el 6 de abril muere Ricardo Corazón de León asediando efectivamente el castillo de Chalús-Chabrol. Pero no venía de la Tercera Cruzada ni muchos menos. Su azaroso regreso de la Cruzada se produjo en 1192, siete años antes, y por el camino fue capturado por tropas austriacas y estuvo en prisión un poco más de un año. De hecho viajaba de incógnito y con pocos caballeros a su lado. Su ejército no regresaba con él ni mucho menos.

Por tanto, toda la trama de la película en la que vemos a Robin Hood (Russel Crowe), como un arquero al servicio del rey regresando con él de la Cruzada y lamentando lo que el rey les ha pedido hacer en Acre, no resulta verosímil. Más inverosímil si cabe si pensamos que estaría muy lejos de un arquero inteligente criticar en público a su rey dándole lecciones de moralidad. En aquella época, los que tenían problemas de conciencia por matar inocentes no se alistaban como arqueros en una cruzada.

Pero al margen de las imprecisiones sobre la mentalidad del personaje, lo que desencaja completamente la historia es ese supuesto complot francés para invadir Inglaterra. ¡Por Dios, fue al revés!

Ricardo finalmente regresó a Inglaterra y se reencontró con su hermano Juan, que había estado conspirando contra él para hacerse con el trono, puesto que Ricardo no tenía herederos. Ricardo, muy caballeroso él, perdona a su hermano y hasta lo nombra él mismo su heredero. No creo por tanto que la opinión de Juan los últimos años de la vida de su hermano fuera tan mala, como retrata la película.

Fue Ricardo quien invadió las tierras francesas, lanzando un ataque contra Felipe entre 1194 y 1198 para recuperar la influencia inglesa en esas tierras. El rey francés, que durante el cautiverio de Ricardo podía haber conspirado para que le asesinaran, simplemente solicitó del emperador germano que tratara de mantenerle cautivo lo máximo posible. La película se pasa por el forro el honor y la caballerosidad de que solían hacer gala estos grandes reyes de aquella época, y muestra a un rey francés que conspira para matar al rey Ricardo en su regreso de Tierra Santa. Nada más lejos de la realidad.

¿Qué decir de esa supuesta defensa de los ingleses contra un desembarco francés, con incluso el rey Juan en persona a la cabeza? Un absoluto despropósito. Juan había sido nombrado heredero por Ricardo, pero no era un rey querido. Era un mujeriego y un gobernante bastante mediocre. El rey francés no lo soportaba. Surgió un rival al trono en la figura de Arturo, un sobrino de Ricardo (que yo no sé cómo casi nadie se percata de que es de este personaje de quien Chrétien de Troyes pudo sacar su leyenda del rey Arturo y no de Raymond Roger de Trencavel). Sea como fuere el rey francés lo que invadió fue Normandía y quien sí planeó un desembarco en Francia fue el rey Juan, poniendo en marcha una poderosa flota de galeras. Tras obtener una notable victoria sobre el aspirante Arturo en Mirebeau (que estaba apoyado por el rey Felipe) en 1203 Juan se deshizo de su contrincante seguramente haciéndolo asesinar.

Mientras Juan afianzaba sus posesiones francesas, en su propio reino las cosas iban de mal en peor. En 1209 el papa Inocencio le excomulgó por la forma en que trataba al clero inglés, y por si fuera poco sus barones estaban al borde de la rebelión. El papa lanzó un interdicto contra las tierras inglesas y los franceses, siguiendo el derecho que les daba el interdicto, amenazaron con invadir Inglaterra. Pero tal invasión no se produjo porque en 1212, Juan, asustado, rectificó y se puso a buenas con Roma.

Su carácter batallador y conquistador, que aunque no a la altura de la de su hermano tampoco era despreciable, no se arredró por aquellos reveses. En 1214 lanzó un último intento de ataque conjunto contra los franceses, unido al conde de Flandes y al emperador germano, en una coalición antifrancesa que tenía el claro propósito de eliminar el poder francés de las tierras europeas. La batalla de la Rochelle contra unas tropas comandadas por el príncipe francés Luis hicieron retroceder asustado al rey Juan, y le hicieron regresar a Inglaterra con el rabo entre las piernas. Francia consolidaría su hegemonía con la victoria en la batalla de Bouvines, donde la alianza inglesa-flamenco-germana fue desbaratada para siempre.

A su deshonroso regreso es cuando efectivamente el rey Juan tuvo que enfrentarse al descontento de los barones y tuvo que concederles finalmente la Carta Magna, un tratado que otorgaba más libertad a los barones y nobles, pero que sin embargo nada decía del pueblo llano, como pretende hacernos creer la película. Que un simple arquero de una cruzada pudiera ponerse en pie delante del rey para instigarle a que firmara esa carta es algo que ya se sale totalmente de madre y hacer perder la mitad de credibilidad al guión de la película.

Ridley Scott tenía mil maneras de tomar la Historia para contar la leyenda de Robin Hood, pero eligió el cocktail más extraño, haciendo un corta-pega de multitud de cosas que ocurrieron completamente de otra forma. Como escritor concienciado con la necesidad de escribir novela histórica que conserve el máximo de rigor con los hechos, siento un poco de pena al ver otra oportunidad perdida para educar a los espectadores en lo que realmente fue un momento clave de su pasado.

Otra vez será.

Anuncios

Read Full Post »

El_reino_prohibido-859178948-large¿Otra película que me recuerda un montón a “El predicador”? ¿Pero qué pasa? ¿Me persiguen estas pelis o qué?

Echa un vistazo a mi nuevo descubrimiento en mi otro blog:

sagaremiel.wordpress.com/

Read Full Post »

He ido a ver “Hombre de Acero”, me ha encantado, y además he encontrado elementos en la película que me han recordado mucho a cuestiones que planteo en “El predicador”. Echa un vistazo a mi análisis aquí, en mi otro blog.

Read Full Post »