Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘editoriales’

pages-1397570-m

Recientemente he recibido la liquidación y resultados de lo que ha sido un año a la venta de mi novela “El predicador”, que quien haya leido este blog sabrá que se ha distribuido exclusivamente en digital.

Al recibirla y ver los pobres resultados que ha obtenido me he decidido a hacerme una reflexión que quiero compartir con todos los ocasionales lectores que pudieran recaer en este blog. Quién sabe, quizá aporten ideas a otros.

En España apenas se venden libros digitales. No hace falta asegurarlo. La venta digital de libros es puramente testimonial al lado de las ventas en papel. No ocurre así en otros países. En Estados Unidos, por ejemplo, algunas tiendas como Amazon ya venden más en digital que en papel, y hablamos de tiendas que tienen una cuota enorme del mercado de los libros en ese país.

Para hacerse una idea de lo mal que está el tema bastará con que repita lo que se me comentaron a mí dos personas expertas: “Un escritor español reconocido y con buenas ventas en papel puede estar vendiendo en digital de un libro suyo no mucho más de 200 ejemplares digitales al año”.

Suena exagerado, pero no lo es. Teniendo eso en cuenta, los pésimos resultados en ventas que ha obtenido mi novela no me resultan tan gravosos. Es lo que hay.

Uno se pregunta si interesa publicar en digital, al menos en España. Quiero decir, durante este año he multiplicado cuanto he podido la labor de difusión de mi obra, creando ejemplares gratuitos en papel, contactando lectores, difundiendo la obra en las redes sociales, haciendo publicidad digital, siendo apoyado por una reputada agencia literaria, y el resultado ha sido terriblemente modesto. Y me ha supuesto un ingente gasto.

Cuando empecé esta andadura, si alguien me hubiera preguntado por el libro digital en España, le habría dicho sin dudar: “Por supuesto que interesa apostar por lo digital. Es el futuro, y además el español es un idioma muy hablado en todo el mundo, y la publicación en digital tiene la ventaja de que puede llegar con gran facilidad a todas partes.” Pero una segunda reflexión me hace considerar si no será todavía un momento muy prematuro en nuestro país para lanzarse a esta aventura, sobre todo si se es un escritor nada conocido tratando de difundir sus primeras obras.

Se piratean muchos libros, y de forma indiscrimada. Y además, o quizá a causa de esto, la oferta que hay de las editoriales es baja, lo cual hace que las tiendas digitales tengan poco contenido, y que además mucho de ese contenido esté siendo rellenado por autores que se auto-editan, de forma que las tiendas digitales tratan de compensar sus carencias, pero a costa de una pérdida irremisible de calidad y de buena imagen de cara al consumidor, que al final lo que provocan es el efecto contrario. En definitiva, una pescadilla que se muerde la cola y que ocasiona que el mundo digital no despegue en nuestro país, a pesar de las innegables ventajas que conlleva.

A eso hay que sumar la galopante crisis que vive el país y la ecuación se hace insostenible. Sencillamente, en España no conviene publicar en digital, o mejor dicho, no conviene publicar sólo en digital o promocionarse sólo en digital. Si se hace es por pura necesidad del desesperado que quiere ver publicada su obra a toda costa y evitar el riguroso filtro editorial que le impide ir por el duro camino de la venta clásica en papel.

Paradoja: lo que debería convertirse en un firme aliado de los autores noveles, se está convirtiendo en su perdición.

Alguien me dirá que esto no es así, que muchos escritores están despegando gracias a estas nuevas oportunidades digitales. Yo diría que solemos fijarnos más en los casos de éxito que en los fracasos. Frente a cada escritor que ha conseguido saltar a la fama mediante la publicación digital por medios alternativos, como la famosa autora de Sombras de Grey, nos olvidamos de los mil autores que están tratando de hacer lo mismo sin éxito alguno.

Para mí, personalmente, el éxito es algo muy relativo. Yo no mediría el éxito por las cifras de ventas. El día en que yo dí por exitosa mi novela fue el día en que un par de agentes literarios serios y de marcada experiencia me dijeron que aunque mejorable, como todo, la novela estaba muy bien escrita y merecía publicarse. A partir de ahí, que aparezca repentinamente un público para ella y se vuelva conocida ya me parece secundario en lo que al éxito se refiere. Sería agradable, pero no indicativo, de que realmente he escrito algo de calidad.

Cuando uno va a la librería y se pasea por sus estantes y se da cuenta de que se venden muchos libros cuyo único mérito es que el autor es alguien conocido de la televisión, no puede dejar de observar que al final, lo que el público quiere no es calidad literaria, sino historias y contenidos que le interesen. Da igual quién los escriba o cómo lo escriba.

No hay una fórmula exacta que determine por qué una historia va a tener éxito y otra no. Hay autores, hay un impulso interior que los motiva a escribir sobre algo que les entusiasma, y hay lectores. Y a veces los gustos de unos y otros coinciden, y a veces no. Sin ecuaciones. Son simplemente modas. Pero las modas, ya se sabe: van y vienen, y vuelven a irse y vuelven a venir.

Por lo que respecta a los autores, yo creo no podemos estar condicionados por estas cosas. Como me ha ocurrido a mí, por ejemplo. Un amigo me comentaba que me sería mucho más rentable que en lugar de publicar libros digitales de seiscientas páginas, los dividiera en pequeñas partes de no más de doscientas. Tenía toda la razón desde el punto de vista del marketing y de las expectativas del público digital, pero perdía de vista una cuestión mayor. Esto es literatura, no es solamente negocio. No escribo porque quiera ganar mucho dinero vendiendo libros. Escribo porque necesito contar cosas, porque me arde un deseo fuertísimo de contarlas, y no puedo contener esa necesidad. El número de páginas, la temática, la moda actual, los formatos, y todo lo demás, me preocupa “cero” cuando escribo. No es algo en lo que piense ni en una sóla línea mientras ocurre la escritura.

Eso viene luego, cuando te das cuenta de que sería una buena idea publicarlo, y te das cuenta de que publicar, por desgracia, sigue unas pesadas reglas de negocio. Eso viene cuando averiguas las cifras de ventas de libros, y el coste de los libros, y las pautas de lectura, y los temas más candentes, etc. Te das cuenta de que el libro está intentando competir con otros poderosísimos medios de contar historias, como la televisión, el cine, o los videojuegos. Y por desgracia para el libro, él es el más frágil de todos. Desde el punto de vista del consumidor, el libro es el objeto menos atractivo. La novela no tiene imágenes, y las imágenes tienen mucho poder de transmisión de emociones. Si el consumidor fuera quien dictara todas las normas, el libro desaparecía. Pero el libro tiene una ventaja enorme desde el punto de vista creativo: es mucho más económico que la televisión o el cine o los videojuegos. Bastan unas hojas de papel, un lápiz, y pueden surgir ahí las mayores historias. De hecho, todo empieza siempre por una hoja de papel y un lapicero, y muchos garabatos iniciales.

El libro exige al consumidor un esfuerzo. Es una historia sin imágenes. El lector tiene que hacer su composición, en su mente, de lo que está leyendo. Tiene que crear las imágenes en su cabeza. Una película, o un videojuego, son esas imágenes ya creadas para el consumidor. No tiene que esforzarse, no tiene que dedicar tanto tiempo a visualizar esa historia.

Es lo que hay. Es la era de lo digital y de los múltiples medios para contar historias. Ahora tenemos muchísimas más posibilidades que nunca, tenemos todo lo que siempre soñamos. Miles de libros al alcance de nuestro mano, miles de autores pudiendo llegar hasta nosotros y ofrecernos sus creaciones. Pero lo tenemos todo, y no tenemos nada. Porque el dinero lo trastoca todo, lo deforma y lo desvirtúa hasta volverlo una caricatura de sí mismo.

Es la era de lo digital, sí, pero es todavía demasiado pronto. Es la primera fase. La verdadera era digital, la buena, la que resulte ventajosa para todos, esa aún está por llegar.

Anuncios

Read Full Post »